Las altas temperaturas deben mantenernos en alerta frente al riesgo de sufrir un golpe de calor

Imprimir

 

El ISSL ha elaborado una comunicación, de cara a la época estival, alertando sobre los riesgos que las altas temperaturas nos pueden producir en el trabajo.

Las medidas preventivas que no podemos olvidar son:

- Evitar realizar trabajos que exijan esfuerzo físico en las horas centrales del día.
- Siempre que sea posible utilizar equipos de trabajo para evitar esfuerzos físicos.
- Controlar la exposición a ambientes calurosos, realizando descansos cortos y frecuentes, en los que el trabajador se hidrate.
- Es necesario beber agua fresca con frecuencia.
- Aclimatar a los trabajadores para el desarrollo de actividades con temperaturas elevadas.
- Los trabajadores llevarán ropa suelta, de tejidos que permitan la transpiración como el algodón y de colores claros.
- Los trabajadores expuestos a calor excesivo, exposiciones próximas a los límites máximos admitidos, deben ser sometidos a vigilancia de la salud.

Para completar dicha información hacer clic aquí.